domingo, 6 de marzo de 2011

06.03.2011 BOLIVIA : ORURO SE RINDE ANTE LA MILAGROSA VIRGEN DEL SOCAVON LA FIESTA GRANDE LOS CARNAVALES BOLIVIANOS

06.03.2011 BOLIVIA : ORURO SE RINDE ANTE LA MILAGROSA VIRGEN DEL SOCAVON LA FIESTA GRANDE LOS CARNAVALES BOLIVIANOS
Las más de tres horas de baile pasan su factura a los integrantes de la Gran Tradicional Auténtica Diablada Oruro, que han llegado hasta el Santuario del Socavón para honrar a la Virgen. Entre ellos está Reinaldo Borges, quien se presenta con una petición muy especial para la Mamita: un hijo.

“La Virgen del Socavón es bien milagrosa. Yo bailo desde mis 18 años y todo lo que le he pedido hasta ahora me lo ha cumplido. Ahora le estoy pidiendo que me bendiga con una wawita”, confiesa el hombre de 28 años, mientras carga tembloroso los 20 kilos de su máscara de diablo, adornada en la punta con un cóndor disecado.

Devoción. Una mujer llora ante el altar de la Virgen del Socavón. Fuente: Foto: Pedro Laguna
Unos 30 bailarines, divididos en 48 conjuntos, dieron vida ayer al tradicional Sábado de Peregrinación del Carnaval de Oruro.

La gran mayoría está cargada de peticiones para la Virgen del Socavón. Max Aruquipa, por ejemplo, quiere más años de vida.

“Quiero disfrutar de mi hijo pequeño, verlo crecer. Eso quiero pedirle a la milagrosa”, señala el paceño, que en los últimos 40 años no ha dejado de participar en la entrada del Carnaval orureño. A unos pasos de él está su retoño, Max Aristóteles, de siete años. Viste un elegante traje azul de rey moreno de la comparsa Cocanis.

Se mueve cansino al compás de la morenada, interpretada por la banda Real Imperial. Esta agrupación se enorgullece de contar con “las platilleras más sexis del Carnaval”, como lo apunta uno de los bailarines, que no deja de alabar las blusas escotadas de las artistas de los platillos. Las jóvenes no pasan desapercibidas, tampoco, de la vista del público masculino que se encuentra en las graderías de la plaza principal.
Oruro
La fiesta se prolongó hasta la madrugada y continuará hoy. Fuente: Foto: David Guzmán


PEDIDO. ¡Beso!, ¡beso! solicitan a gritos y su pedido es respondido inmediatamente por las platilleras y por las chinas morenas que lucen coquetas polleras. Gallardas se muestran, asimismo, las ñaupa (antiguas) cholas con sus vestidos color carmesí, sus blusas negras, color de sus sombreros y botas. Detrás de ellas está el bloque de cholitas, que en sus mantas llevan escrito “Sagrada coca”, elaborada letra por letra con la hoja sagrada. Esto ha llamado la atención de Reinaldo Berrios y de su camarógrafo.
Oruro
Los milenarios incas desfilaron ante miles de espectadores. Fuente: Foto: David Guzmán
Los periodistas chilenos, corresponsales de CNN Chile, no se dan abasto para captar la multiplicidad de colores y danzas que se muestran en las calles. “Es la primera vez que venimos y la verdad es que me llamó mucho la atención el fervor de la gente y cómo el público participa. Pero me quedo con los caporales, la diablada y las lindas muchachas”, dice. Mientras, su camarógrafo filma conmovido las matracas elaboradas con quirquinchos de los morenos, las máscaras creadas con búhos disecados y las plumas de parihuana de los tobas.

AMENAZA. Breves lapsos de llovizna amenazan con ahogar la fiesta. Sin embargo, la gente no deja de aplaudir, cantar y bailar desde las graderías. Raúl García es ovacionado por la gente. A pesar de sus 64 años, baila caporal con mayor prestancia y personalidad que sus jóvenes compañeros de la Fraternidad Caporales Centralistas. Y la gente lo premia con sus aplausos. “No puedo dejar de bailar. Por 18 años bailé morenada y ahora llevo cinco de caporal”, asegura.

El hombre está convencido de que sólo es cuestión de minutos para que la Virgen le conceda el deseo de que las nubes grises se disipen y, con ellas, también la lluvia. Milagro o no, mientras García desaparece a los brincos por la avenida Cívica, el sol sale otra vez.

Richard Arnez es el más contento por el alejamiento del aguacero. Residente en Arlington, Virginia (EEUU), es la primera vez que este cochabambino participa del Carnaval. Lo hace junto al bloque caporal Old School, que ya lleva cinco años siendo parte de esta fiesta. Todos los integrantes de dicho bloque son bolivianos que viven en Virginia. “Me emociona mi primer encuentro con la Virgencita, tengo mucho que agradecerle”, sostiene.

Y si de agradecimientos se trata, allí está Armando Choque, de la Llamerada Zona Norte. “Este es mi segundo año bailando. Yo no creía en sus milagros, hasta que a mi madre le diagnosticaron cáncer hace tres años. Le pedí a la Mamita que me la salvara y ahora está sentada en la gradería disfrutando el Carnaval”, relata antes de postrarse de rodillas ante la Virgen de la Candelaria.

El carnaval que es patrimonio
Declarado por la Unesco como Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad, el Carnaval de Oruro se caracteriza por mostrar una vasta riqueza folklórica, que combina la danza y la música con la devoción a la Virgen del Socavón. Esta expresión folklórica aglutina la mayor muestra existente en toda Bolivia, con danzas como la diablada, morenada, caporales, tinkus, llameradas, sicuris, incas, antawaras, tobas, waca wacas, kullawadas, pujllay y otras, cuyos integrantes, además de orureños, llegan desde todas las regiones del país, principalmente de La Paz y Cochabamba. Grupo Fides

Comerciantes tuvieron que hacer remates
Hasta en 700 bolivianos se llegaron a vender los asientos en las graderías de la avenida Cívica en Oruro. Se pudieron observar varios espacios vacíos en éstas. Cerca al mediodía, los comerciantes se encontraban rematando los asientos hasta en 100 bolivianos.

En otros trayectos los precios eran más económicos, aunque no ofrecían el panorama de la anterior vía. Se ofrecían espacios hasta en 50 bolivianos.

Por otra parte, guardias de seguridad privada, apostados en la avenida Cívica, obligaron a los fotógrafos de los distintos medios de prensa nacional y de agencias internacionales a abandonar dicha vía. Esgrimieron como justificativo el hecho de que la red Unitel —que transmitió ayer la entrada del Carnaval de Oruro— “compró el espacio”, por lo que —aseguraron— no debería haber ningún otro medio en el lugar.

Vanos fueron los reclamos de los fotoperiodistas. Al final, todos tuvieron que salir de la avenida.

1 comentario:

  1. Me conmueve esta pasion de la gente de Bolivia.
    El año pasado trabajé en un hotel en recoleta donde siempre concurrían mucha gente de esta tierra hermosa de la que estamos hablando... y realmente, una fuerza, una pasión y una fé, que me conectaba muchísimo con los valores importantes de la vida.

    ResponderEliminar

VISITANTES COMENTARIOS

NOS VISITAN

free counters